Sepa qué es la celulitis infecciosa y conozca sus riesgos

Cuando hablamos de celulitis, pronto nos viene a la mente esos pequeños agujeros, el resultado de la acumulación local de grasa, que …

Cuando hablamos de celulitis, pronto nos viene a la mente esos pequeños agujeros, el resultado de la acumulación de grasa local, que hacen que la piel se vea como piel de naranja y causen molestias en muchas mujeres.

No hay tiempo para leer? ¡Haz clic en jugar para escuchar sobre la celulitis infecciosa!

Sin embargo, este no es el tipo de celulitis del que vamos a hablar en este artículo. Pero por otro lado, no tiene nada que ver con el problema estético y plantea graves riesgos para la salud: la celulitis infecciosa.
En la publicación de hoy, sabrá qué es la celulitis infecciosa, cuáles son los peligros de esta enfermedad, cómo se trata y cómo prevenirla. ¡Mantente al día!

¿Qué es la celulitis infecciosa?

La celulitis infecciosa es una infección dermatológica causada por bacterias, generalmente en el grupo. Streptococcus pyogenes o Staphylococcus aureus – que atacan las capas más profundas de la piel.
Estas bacterias son comunes en el exterior de la dermis y no presentan ningún problema a menos que encuentren una puerta de entrada al cuerpo.
La enfermedad afecta principalmente las piernas, pero también puede manifestarse en la cara, un lugar que generalmente empeora más rápido.
La infección afecta tanto a hombres como a mujeres a cualquier edad, incluidos los niños.

¿Cuáles son los síntomas de la celulitis infecciosa?

Los primeros signos de celulitis infecciosa incluyen dolor, calor local, enrojecimiento e hinchazón. A menudo también hay una herida en el área que sirvió como puerta de entrada para las bacterias.
Cuando la afección empeora, puede desarrollar fiebre, malestar general, escalofríos, dificultades para respirar, vómitos y náuseas.
Si la infección golpea la cara, la afección puede empeorar rápidamente y puede provocar meningitis y convulsiones.
Para los niños, la condición es aún más preocupante porque la situación puede complicarse en unas pocas horas.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de celulitis infecciosa?

El diagnóstico de la enfermedad lo realiza el dermatólogo o infectólogo. Para evitar complicaciones, es muy importante buscar asesoramiento de expertos sobre los primeros síntomas de la enfermedad.
El médico realizará un examen clínico para examinar el sitio de la infección y también puede ordenar análisis de sangre para verificar el recuento de glóbulos blancos, células de defensa blancas que responden a la infección.
Cuando la celulitis afecta la cara, también se pueden requerir imágenes, como la tomografía computarizada y la ecografía.

¿Cuáles son los riesgos de la celulitis infecciosa?

Cuando la enfermedad no se trata adecuadamente y en el momento adecuado, las bacterias que causaron la infección pueden migrar a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo.
Al llegar a otros órganos, la enfermedad se intensifica y puede progresar a una infección generalizada y potencialmente mortal.

¿Quién puede tener celulitis infecciosa?

La enfermedad puede afectar a cualquier persona, pero algunos factores favorecen la aparición de la infección.
Las personas con sistemas inmunes debilitados, como las que reciben tratamiento contra el cáncer con quimioterapia, tienen un mayor riesgo de desarrollar el problema.
Los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar la enfermedad incluyen:

  • herida, úlcera, dermatitis del pañal, ampollas y micosis;
  • diabetes
  • venas varicosas e hinchazón en la pierna;
  • inactividad física
  • tratamientos con corticoides;
  • alcoholismo

El aumento de las hormonas en la pubertad, especialmente el estrógeno, puede facilitar la aparición de la enfermedad. Por la misma razón, las mujeres embarazadas también están predispuestas al problema.

¿Cómo tratar la celulitis infecciosa?

El tratamiento de la celulitis infecciosa se realiza con el uso de antibióticos. En casos más leves, la dosis oral es suficiente. En casos graves, se pueden recetar antibióticos intravenosos o intramusculares, como inyecciones de penicilina.
Los casos leves de la enfermedad pueden tratarse en el hogar, pero si la afección empeora, se requiere hospitalización hasta que se controle la infección.

¿Cómo prevenir la celulitis infecciosa?

La celulitis infecciosa se puede prevenir con medidas muy simples como:

  • mantener una buena higiene para prevenir la tiña;
  • tratar adecuadamente las heridas de la piel para evitar que se conviertan en una puerta de entrada a las bacterias;
  • hidrata la piel para evitar grietas;
  • Esté atento a los signos de infección en el acné y las picaduras de insectos.

La celulitis infecciosa requiere monitoreo médico especializado. Por lo tanto, si tiene algún síntoma de la enfermedad, busque atención médica de inmediato.
¿Tiene una herida con signos de infección? ¡Programe su cita ahora mismo con uno de nuestros infectólogos o un dermatólogo!