Endoscopia: aprenda a prepararse para este examen

El dolor abdominal, las náuseas y las dificultades para comer son problemas que llevan a muchos pacientes al consultorio del profesional que …

El dolor abdominal, las náuseas y las dificultades para comer son problemas que llevan a muchos pacientes al consultorio del profesional de gastroenterología. En algunos casos, para identificar la causa del trastorno, un médico ordenará una endoscopia, un examen que permite que los órganos internos del sistema digestivo se vean internamente.

¿Quiere saber más al respecto y cómo prepararse para este procedimiento? ¡Sigue leyendo nuestra publicación!

¿Cómo se hace la endoscopia?

Un endoscopio es una pequeña cámara ubicada en el extremo de un tubo delgado y flexible. Se inserta a través de la boca del paciente y viaja a través de algunos órganos del sistema digestivo, formando imágenes del esófago, el estómago y el duodeno.

Antes del examen, se usa un aerosol anestésico para rociar la garganta. Por esta razón, la endoscopia no es un procedimiento doloroso. Además, los sedantes también pueden usarse para relajarse y dormir mientras el médico recolecta las imágenes.

El examen se realiza con el paciente acostado de lado y generalmente dura un máximo de media hora. Sin embargo, el paciente debe permanecer en observación durante unos minutos hasta que hayan pasado los efectos anestésicos y sedantes.

Durante la endoscopia, es posible eliminar fragmentos de tejido para su examen (biopsia) o incluso cauterizar hemorragias y eliminar pólipos. Por lo tanto, además de ser una herramienta de diagnóstico, el examen también se puede utilizar para tratar algunas enfermedades.

¿Qué problemas se pueden identificar a través de la endoscopia?

El esófago, el estómago y el duodeno sanos tienen un color rosado y una textura uniforme. La endoscopia nos permite identificar cambios en este patrón y asociarlos con algunos problemas de salud, como:

  • esofagitis
  • reflujo
  • gastritis

  • tumores benignos y malignos (cáncer);
  • úlceras

Además, cuando se asocia con biopsia, la endoscopia también evalúa la presencia de la bacteria. Helicobacter pylori. Este organismo a menudo está relacionado con gastritis crónica y úlceras.

¿Cómo debe prepararse el paciente para una endoscopia?

Para que la prueba se realice de manera segura y eficiente, el médico recomendará algunas medidas. Mira algunos de ellos:

  • suspender, a criterio médico, el uso de medicamentos que alteran la presión arterial o interfieren con la coagulación;
  • ayunar durante 8 horas antes de la endoscopia, es decir, no se deben comer alimentos, ni siquiera líquidos;
  • no fumar dentro de las 8 horas previas al examen;
  • vaya al examen con ropa cómoda y deje sus joyas en casa, ya que deben quitarse para el examen.

Además, el paciente puede sentirse mareado después del procedimiento debido al uso de sedantes.

Por lo tanto, es importante que un amigo o pariente se responsabilice de llevar al paciente de regreso a su hogar al final del examen. Debido a que los medicamentos también dificultan el poder de decisión, el regreso al trabajo puede verse afectado.

A menudo, el paciente se pone aprensivo antes de la endoscopia, ya sea por temor al examen o por preocupación por los posibles resultados. Como hemos visto, no es un procedimiento doloroso y puede realizarse bajo sedación. Además, cualquier afección tiene más probabilidades de curarse cuando se realiza un diagnóstico temprano.

Entonces, si su médico le solicitó una endoscopia, ¡asegúrese de hacerlo más tarde! ¡Reserve su examen ahora mismo y aclare todas sus dudas!