Baja inmunidad: ¿qué genera y cómo resolver este problema?

Responsable de proteger el cuerpo contra infecciones o enfermedades, el sistema inmune es una herramienta corporal que puede …

Responsable de proteger el cuerpo contra infecciones o enfermedades, el sistema inmunitario es una herramienta corporal que puede ser más fuerte o más débil, dependiendo de muchos factores.

No hay tiempo para leer? ¡Haga clic en reproducir para escuchar acerca de la baja inmunidad!

Es por eso que, a menudo, dos personas pasan por las mismas condiciones climáticas, por ejemplo, y solo una de ellas se enferma. Esto se debe a la baja inmunidad.
Esto es lo que causa baja inmunidad y cómo resolver este problema.

Conozca las principales causas de baja inmunidad.

La baja inmunidad tiene diferentes causas y, por lo tanto, necesita una evaluación médica personal.
A menudo, las personas con sistemas inmunes debilitados tienen síntomas simples, como adelgazamiento del cabello y uñas quebradizas. Por lo tanto, las personas no prestan la debida atención y, en consecuencia, este problema puede empeorar.
Una de las principales causas de baja inmunidad es la mala alimentación, ya que nuestro cuerpo necesita vitaminas y minerales esenciales para fortalecer el sistema inmunológico.
Las variaciones hormonales también pueden afectar el funcionamiento de las células del sistema inmunitario. Esto se debe a los niveles de progesterona que aumentan en la segunda fase del período menstrual, y esto inhibe el sistema inmunitario femenino. Sin embargo, algunas mujeres sufren estos efectos más que otras.

Vea qué síntomas de baja inmunidad pueden reconocerse diariamente.

Los principales síntomas de baja inmunidad están relacionados con la disminución de las defensas del cuerpo contra los parásitos que, en consecuencia, causan enfermedades frecuentes.
Sin embargo, cuando no se produce el tratamiento adecuado, los signos presentados son alarmantes. Vea:

  • cansancio excesivo
  • fiebre y escalofríos frecuentes;
  • náuseas, vómitos o diarrea;
  • enfermedades simples que se vuelven graves, como la gripe que dura semanas;
  • otitis del oído
  • herpes en la región genital;
  • herpes labial, estomatitis y amigdalitis en la boca;

  • infecciones respiratorias persistentes y constantes;
  • pérdida de peso o aumento de peso;
  • meningitis y encefalitis;

  • caída de cabello;
  • uñas débiles;
  • uso de drogas y alcohol;
  • estrés
  • depresión
  • deficiencia de vitaminas;
  • mala calidad de la piel y predisposición a lesiones, etc.

Aprende a tratar la baja inmunidad

Cuando note los síntomas de baja inmunidad corporal, debe buscar atención médica.
Es responsable de solicitar análisis de sangre para analizar cómo está su salud y, por lo tanto, indicar el tratamiento más adecuado.
Sin embargo, el tratamiento se realiza con mejoras en la dieta y la inserción de una rutina fija de actividades físicas. Aquí hay algunos consejos prácticos para tratar la baja inmunidad:

Bebe mucha agua

Mantener el cuerpo hidratado es el primer paso para dejarlo sano. Por lo tanto, beba mucha agua durante todo el día.

Tener una buena dieta

Como mencionamos anteriormente, algunos alimentos son esenciales para mantener las vitaminas y minerales.
El consumo de frutas y verduras debe ser parte de la dieta diaria.

Adoptar buenos hábitos de higiene.

La higiene adecuada no afecta directamente el sistema inmunitario, sin embargo, previene infecciones y enfermedades al eliminar bacterias y gérmenes.
Así que siempre lávese las manos antes de las comidas y después de ir al baño.

Practica actividades físicas

Mantenerse activo a través del ejercicio regular ayuda a estimular el sistema inmunológico y, por lo tanto, aumenta la cantidad de glóbulos blancos que ayudan a combatir todas las enfermedades.
Adherirse a estos hábitos es una buena manera de prevenir la baja inmunidad y, por lo tanto, vivir una vida más saludable y mejor.
Si tiene baja inmunidad o ha identificado los síntomas anteriores, asegúrese de buscar ayuda médica y programar una cita con un médico general.